Anaquel


¡Comamos!... es  Pascuas

 
Dos de las religiones más representativas del mundo occidental son la Judía y la Cristiana. Y ambas siguen sus preceptos con costumbres tradicionales en la comida, en las festividades más importantes.
 
Para el pueblo cristiano, las Pascuas marcan el final de la Semana Santa, en la que se conmemora la muerte y resurrección de Jesús. Durante la Semana Santa se debe seguir el ayuno (comida sin carne de ningún tipo y en general una cocina  liviana). Y el domingo, la tradición indica comer el clásico “cordero pascual”. En realidad suele comerse durante la Semana Santa y sobre todo el Viernes Santo son populares las clásicas empanadas de vigilia (de pescado o verdura y en masa hojaldrada) o bien tartas. Otro clásico es el bacalao en guisados y otros pescados sea al horno, a la parrilla o en cazuelas. 
 
Sin embargo cada pueblo, cada cultura incluye platillos tradicionales tanto en salado como en dulce.
  
Para el pueblo judío la Pascua o Pesaj conmemora la liberación del pueblo hebreo de la esclavitud de Egipto. Durante la misma, está prohibida la ingestión de alimentos derivados de cereales. En su lugar se acostumbra comer matzá (מצה), o pan ácimo. Se realiza una cena tradicional la primera noche de la festividad (las dos primeras en la Diáspora), llamada «Passover Seder» (סדר), durante la cual se relata la historia de la salida de Egipto que comienza con el párrafo de "ha lajmah anya". También se realizan varios brindis en los que se presentan los elementos del Plato del Séder. La Tradición señala que se deben beber cuatro copas de vino (una de santificación o consagración, una de alabanza y acción de gracias, una de redención y una última de cumplimiento).
 
Los ingredientes del Plato del Seder son, colocados en sentido de reloj, desde la parte superior,  jazeret  (lechuga tipo romana) z'roa (una tibia de cordero asada), charoset, jrein (raíz de rábano picante con remolacha), karpas (palos de apio) y beitzah (huevo).

Los vinos serán Kosher, es decir con una elaboración aprobada y seguida por Rabinos.

En cuanto a lo dulce, para la grey católica es popular comer y regalar el Domingo de Pascuas chocolate, sea en huevos con sorpresas o confites dentro, o en conejos u otras figuras. Y la Rosca siempre con huevos de gallina incrustados y mucha crema pastelera.
 
El recetario de la cocina judía es muy sabroso. Uno de sus postres dulces para la semana del Pesaj es el Jaroset, de manzanas, nueces, miel y canela. Otro son unos bizcochitos con harina de matza, vainilla, miel, almendras, azúcar, chocolate o mermelada.
 
Nada nos impide probar los huevos de chocolate,el Jaroset, la Rosca de Pascuas o los bizcochito de almendras, ¿no es cierto?